Wednesday, May 12, 2010

Un súper Belga en Bellas Artes!



Recuerdo mis épocas de preparatoria en el Colegio Americano. Las tardes de voluntariado en el Museo MARCO, y las clases de historia del arte con la maestra Rocío Castelo, una crítica de arte local a quien todos leían semana tras semana en la revista de sociales del periódico El Norte. En ese entonces, yo no sabía de Koons, Acconci, Kelley, o Prince y mucho menos de Matthew Barney o de Cattelan. Es más, creo que fui de las personas que confundían a Paul McCarthy con el bitle, y a Marlene Dumas con la que escribió El Amante.

Sin embargo, una vez que conocí el trabajo de Magritte, se quedó grabado en mi mente. En ese entonces esos eran artistas y lo demás no lo entendía o no me llegaba. En ese entonces (1997) yo no tenía feeds de rss, ni me llegaban boletines de arte a cada rato. Esa fue mi época del MIRC (un chat análogo con el cual perdí mucho tiempo encerrada en casa).


Ahora que fui a visitar la exposición de Magritte en Bellas Artes, me acordé de lo mucho que me gustaba. Creo que de los surrealistas sigue siendo mi favorito. Será por que soy obsesiva compulsiva y me gusta que los trazos sean rígidamente limpios, y exista un orden o cero clutter en la composición... Talvez me gustaba por retador aunque en ese momento no lo entendía. Poner una pipa con la frase "Ces't ne pas une pipe." se me hacía muy elegante, pero a la vez, me daba miedo y pensaba "Cómo es eso de que esa pipa no es una pipa? Entonces qué es? Quién le puso de nombre "pipa" por que no se puede llamar "pene" o "mesa" o lo que sea? De dónde viene la palabra pipa?" and so on... Se me hacía un cuate muy "loco" pero a la ves muy cuerdo... eso de mostrar torsos de mujeres y llamarlos violaciones, o cabezas griegas sin ojos, manchadas con rojo, o paisajes con iluminación extraña, eran para mi significantes de una locura con mucho garbo. Y ahora me voy enterando que su mamá se suicidó!! pues en principio eso le ha de haber afectado profundamente. Después comenzó haciendo pininos de impresionista pero como no era lo suyo, le iba mal, y decidió mudarse con todo y su esposa Georgette a Paris. Ahí conoció a Breton y el resto es historia.

En cuanto a la expo en Bellas Artes, pues no quisiera criticar. Seguro hay mucho trabajo detrás de esta gran muestra. Y tengo entendido que solo faltaron dos o tres pinturas (lo cual se me hace medio raro por que entonces cómo le hace el Museo de Magritte en Bélgica?). Pero la cosa es que no me latió tanto la curaduría. Siempre es lo mismo con estas expos. Mucha cronología y chisme, pero poco contenido o poco fondo. Y bueno, otra cosa es que no deberían permitir que entre tanta gente a las salas. El domingo parece tianguis... (y yo era parte de la muchedumbre por quererme ahorrar 30 pesos!!)

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home