Tuesday, January 02, 2007

Las Vacaciones

Parte 1: Soy alérgica a Monterrey o qué?
Yo llegué a Monterrey el 22 de dic (originalmente llegué el 21 a Laredo, TX pero era tarde y mi mamá prefirió quedarnos a dormir) y el primer día me la pasé haciendo las rondas familiares (ve a ver a tu abuelita, a tu papá, a tu tía marú, bla bla bla). Al día siguiente, el 23 tuve la cena navideña de la familia de mi mamá, y después fui a una fiesta en Fuentes del Valle. Sólo me bastó un rato para sentirme super mal, ya traía una infección de la garganta rezagada y me puse peor el 24 (Tanto, que la pasé en cama, con fiebre y sin voz).Al día siguiente, no salí, igual, estaba mala. Y apenas me sentí bien el sábado y me la pasé haciendo mandados con mi mejor amiga. Ya en la noche sali a cenar con otra amiga y su esposo. El 27 después de hacer mandados con mi madre, llegué a casa y me comí una empanada argentina que estaba echada a perder. Llevaba tres días sin refrigerar... (con razón me supo medio rara, pero igual me la zampé). Pues zaz! Intoxicación estomacal... vómito, fiebre, cuerpo cortado... total no descansé y el 28 la pasé tranquila, sólo tuve una cita en Sanborns con un chavo con el que voy a hacer una pieza (instalación) para una expo en Los Angeles y en la noche llevé a mi mamá a cenar y luego pasé por el Uma. Y bueno, al día siguiente me regresaba a N.Y.

AL GRANO: Disculpa que no les haya hablado, me hubiera gustado verlos por lo menos para brindar con una buena michelada (tan escasas aca)

Parte dos: (lo barato sale caro)
Como había escrito en la primera parte, volé a Laredo por American. Un mes antes de Navidad, me pusé a buscar boletos de avión a Monterrey y me topé con precios desorbitantemente caros y me emocioné al ver los precios de NY-Laredo-NY y compré el boleto sin pensar (o pensando que iba a ahorrarme una lana y que esta vez mis papás no me lo tenían que patrocinar). Como mi novio no estaba conmigo, no lo compramos al mismo tiempo y ya no encontró lugar en el vuelo entonces el voló por Continental.

Bueno, a lo que iba, el 29, nos levantamos temprano y llegamos a casa de mi papá. El también salía de viaje con mis hermanos y su esposa entonces después de dejar el coche de mi hermano en casa de mi abuela, nos subimos a la camioneta y los dejamos en el aeropuerto. Yo venía cansada, y el tramo del aeropuerto al entronque de la autopista Laredo estaba medio raro, y derrepente, track track track, pum paz.... se ponchó la llanta. El chofer no encontraba el repuesto, las camionetas Quest son complicadas... mi novio con paciencia sacó el manual y leímos todas las instrucciones. La llanta de refacción parecía llanta de bicicleta y nos tuvimos que ir despacito. Traíamos buen tiempo, de todas formas (pero también traíamos hambre) y llegamos al primer Dennys que se nos cruzó. Qué diner tan espantoso, olía a pinol, les faltaban empleados y todo mundo estaba esperando sus grasosos desayunos. Nos salimos de ahí y no se me ocurría otra cosa, no sabía que había un Ihop más adelantito y terminamos en un Luby's. Me acordé de esos tiempos cuando ibamos de compras y comíamos en ahí. No había desayunos, eran las 11:45PM... Pedí el típico pescado empanizado, los macarroni and cheese y el broccoli con queso... no me pude acabar nada. No me sabía como antes, era un asco (a parte de ser una mezcla mortal, después de la intoxicación). Salimos de ahí y nos fuimos al aeropuerto. Al llegar ahí, todo indicaba que las cosas iban a estar bien, pero después de dos horas de planchar calzón leyendo revistas baratas (US Weekly entre otros) nos avisan que los vuelos están demorados. Después, se cancela mi vuelo, y el de Brett aún no llega. Aún no sabía sí me podían pasar al vuelo de Brett, y él ya estaba en la sala de espera cuando me dicen que el avión ya llegó pero que no me puedo subir. Brett se decide no subirse al avión, y terminamos quedándonos en un Days Inn pinchisimo que nisiquiera patrocinaron los de la aerolínea. Depre total, los resortes de la cama acariciaban nuestras espaldas, y en la tele había una descarada guerra de noticias:la ejecucción de Saddam Hussein vs. la muerte de Gerald Ford. Pedimos una pizza de Pizza Hut (thin and crispy) y sabía a galletas matzo horrible! Al día siguiente, fuimos disque a desayunar al "lobby del hotel" y sorpresa, repleto de familias regias clasemedieras... mamás aborazadas, niños con ropa gap y old navy, y señores con botas vaqueras y tres celulares en el cinto. A cada rato le gritaban a la empleada que pusiera más "quequitos' y más mezcla de waffles. Jajaja... una viejita con mano temblorina se paraba cada quince minutos para agandallarse los paquetes de muffins... tenía como 6 en su mesa. Total, nos fuimos al aeropuerto, emocionados por que ya nos ibamos a NY. Y no fue así... cancelaron nuestro vuelo y el único que quedaba, estaba sobrevendido. Yo pegué el grito y me puse a llorar afuera. Brett preguntó que qué se podía hacer y le dijeron que podríamos volar hasta el 1ero de Enero. Olvídalo, mi hermano ya llevaba tres días solo en NY, sin hablar con nadie, viendo teleseries en la casa y comiendo atún. La solución fue rentar un coche, manejar a San Antonio y volar hasta el domingo 31. Y así fue... súmale a la cuenta. Llegamos a San Antonio y nos tomó una hora llegar al hotel que tan gentilmente nos patrocinaron los papás de Brett y todo por que llegamos una hora antes de que empezara el Alamobowl. 65mil fans caminando por las calles, entre el riverwalk y el alamo y yo histérica queriendo atropellar a todos. Finalmente hicimos el check in, dormimos un rato salimos a cenar y regresamos a dormir. El avión salió a tiempo el domingo y llegamos a Newark (en lugar de La Guardia) así que agregale la espera de las maletas (una hora en medio de puros adolescentes que venían de ver el Alamobowl), el tren a Manhattan y el metro a Brooklyn. Llegamos a casa a las 7:45PM mi hermano casi llora de la emoción. Llevaba días viendo "Curb your enthusiasm" hasta se aprendió el diálogo y todo.

De ahí en fuera, cenamos en un restaurante muy rico. Vimos los cuetes e hicimos en "countdown" desde el techo de la casa de unos amigos en Brooklyn y después fuimos a una disque fiesta, pero no lo fue.

Después te cuento de la casa del director de la Andy Warhol Foundation por que una amiga les estaba cuidando los perros. Pero uno se perdió y así nos pusimos a hurgar en ese bizarro apartaco.

En fin, happy new years

P.D. no tuve tiempo para pensar en los propositos, pero seguro son los mismos del anio pasado.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home